Conoce los distintos tipos de vinilos para rotulación y decoración.

rollo de vinilo para impresion


En el sector de la rotulación y la decoración de espacios se utilizan mucho los sustratos flexibles comúnmente conocidos como vinilo. El material más utilizado para decorar interiores y realizar campañas de gran formato.
En Gráfica Impacto, nos apasiona conocer los materiales que utilizamos y saber en que momento necesitamos trabajar con determinados materiales según su aplicación. Es fundamental conocer las características del vinilo a la hora de utilizarlo y garantizarnos buenos resultados. A continuación haremos una selección de los distintos tipos de vinilos que podemos encontrar en el mercado para realizar nuestras aplicaciones de una forma profesional y con garantías.

Previamente haremos una selección general entre vinilo monomérico y vinilo polimérico.

Vinilo de impresión monomérico:

Es el tipo de vinilo más utilizado para eventos temporales y cartelería de interior, la calidad de estos vinilos es más económica que los vinilos poliméricos o de fundición. Estos vinilos no están indicados para aplicaciones de larga duración como la rotulación de vehículos o fabricación de rótulos comerciales. La estructura química de los vinilos monoméricos no está estabilizada, por lo que es casi seguro que se deformarán con los consiguientes problemas que pueden generar en el montaje y la duración. Los vinilos monomñericos sufren una degradación mucho más severa que los vinilos poliméricos o los vinilos de fundición. La película de vinilo acabará curvandose en las esquinas, descascarillandose y cristalizando como si fuera pintura. Por todo esto las películas monoméricas están más indicadas para aplicaciones en el interior, o para campañas publicitárias al exterior pero de corta duración. En Gráfica Impacto, siempre laminamos los vinilos impresos, ya sean monoméricos o poliméricos, para poder ofrecer una mayor duración y resistencia a las impresiones, tanto en interior como en exterior.

Vinilo de impresión polimérico:

Si buscamos un vinilo de mejores prestaciones, y con una duración más alargada al exterior, debemos utilizar un vinilo polimérico. Tienen polímeros añadidos para reducir su deformación. Las mezclas de vinilo poliméricas aplicadas en el exterior se comportan mucho mejor que las monoméricas pero no están indicadas para ser aplicadas sobre superficies irregulares tales como remaches y corrugados. Para condiciones no muy exigentes en el exterior, los vinilos poliméricos aportan una alternativa viable a las fundidas. Su coste es inferior al de los vinilos de fundición, por ello se utilizan en montajes menos exigentes en los que se busca un buen acabado y una mayor economía.